Archive for 27 noviembre 2010

h1

..:: El codiciado “Six-Pack” ::..

27 noviembre, 2010

Llevo un par de semanas sin postear debido a asuntos varios que se han interpuesto en mi camino y supone replantearme ciertos proyectos que tenía a corto plazo. El más importante es mi desplazamiento a Alemania. Por motivos laborables me desplazaré para 6 meses allí desde principios del año que viene, pero ésto no supondrá (o no debería) que vaya a verse truncado el desarrollo de éste blog, ni mucho menos, puesto que seguiré teniendo acceso a internet, etc.

Siguiendo con la etapa de definición con la que acabé en el ultimo post, me decido a escribir unas lineas relativas al deseado, codiciado y algunas veces magnificado “six pack”. Lucir un abdomen definido es sinónimo de estar en forma, de un bajo nivel de grasa, de “cuidarse”, de estar “fuerte”, de representar fuerza de voluntad y de infinidad de tópicos que se nos puedan ocurrir. Para mucha gente conseguirlo parece imposible, y para otros simplemente no ven el beneficio que les pueda dar, o simplemente no les atrae la idea de conseguirlo.

Pero a los mencionados  beneficios “estéticos” habría que añadir:

  • Un “core” o torso desarrollado mejora la higiene postural con lo que evitamos lesiones, dolores de espalda y demás problemas.
  • Un torso fuerte hará que entrenemos con mayor intensidad y podamos levantar más peso.
  • Un abdomen y zona lumbar fuerte protegerá la columna de lesiones.
  • Un core definido es sinònimo de bajos niveles de grasa, por lo que implica salud coronaria.
  • Un abdomen “six-pack” ayuda a regular y ejercer la respiración abdominal, con los beneficios que ello conlleva.
  • Un torso fuerte mejora la agilidad general del cuerpo.
  • Abdominales desarrollados implica “sustentabilidad” de los órganos internos, evitando distensiones, etc.
  • Se me olvidan muchos, pero es suficiente con lo descrito…

No nos engañemos, no es pan comido, pero es mucho más fácil de lo que uno se imagina, todo depende de cuánto esté uno dispuesto a sacrificar para conseguirlo. Hay que tomárselo como un reto, y tenerlo presente los 7 días de la semana, las 24 horas del día. No hay excepción, una vez conseguido podremos ajustar alguna cosa dándonos placeres culinarios, por que entonces, seremos capaces de mantener el SixPack quemando ese plus y conoceremos nuestro cuerpo mejor.  En este punto, es necesaria la dieta tanto como el ejercicio y las excepciones se pagan con sesiones “extra” de ejercicio intenso.

Juega un papel importante la genética a la hora de estimar el tiempo en que seremos capaces de sacar a relucir la tableta, así como de las condiciones de partida, pero hay una cosa común a todo el mundo: por debajo del 13% de grasa corporal, los abdominales comienzan a dejarse ver. Veamos como es el proceso para conseguirlo.

En primer lugar, debemos saber que los abdominales son unos músculos más, y hay que tratarlos como tal. Para que sean “visibles” hay que destaparlos deshaciéndonos de la grasa que los recubre y ello solo se consigue definiendo, con cardio y tonificándolos con ejercicio abdominal. NO se puede eliminar grasa de manera localizada, no existe manera alguna ni ciencia que lo respalde y por muchos abdominales de más que hagamos, éstos no aparecen antes (solo conseguiremos sobreentrenar). Es mejor hacer los indicados abajo pero “intensamente” que hacer más y peor.  Este es el primer y tremendo error que cometemos todos, así que pasemos a enumerar el decálogo del “SixPack”:

  • Completaré la rutina indicada más abajo todas las semanas durante los próximos 3 meses.
  • Me alimentaré según las directrices indicadas también abajo.
  • Me convenceré de que puedo hacerlo, sin ninguna duda.
  • Me compraré una báscula que mida el % de grasa y me pesaré una o dos veces a la semana (no más) a la misma hora y en las mismas condiciones, apuntando el progreso.
  • No bajaré de peso demasiado rápido (máx. 1Kg a la semana)
  • Seré observador de mi propio cuerpo poniendo especial interés en los cambios que podamos notar a nivel biológico (mejoras en el tránsito intestinal, en la capacidad aeróbica, etc.) y ello me motivará.
  • No incumpliré ninguna de éstas directrices.

RUTINA:

Veamos la base de una rutina de entrenamiento abdominal. El abdomen se puede dividir básicamente en abdominales superiores, inferiores y oblicuos, pero al entrenar una parte es imposible aislar las otras, ya que son músculos sinérgicos y al trabajar unos siempre trabajaremos, en mayor o menor medida, el resto. La recomendación en separar las 3 zonas abdominales en 3 días diferentes dejando al menos un día entre ellos de descanso abdominal. Si estamos haciendo otros entrenamientos (pesas, natación, futbol, pilates u otros), incluiremos estos ejercicios como “adicionales” ya que son compatibles con cualquier deporte que se haga. Pongo un ejemplo, pero podeis hacer múltiples rutinas mientras cumplan lo indicado arriba:

Día 1: Abdominales superiores: (hacer como un circuito, es decir, una serie de cada ejercicio sin descanso y al acabar las tres series, descansar 2 minutos y volver a hacer el circuito)

Crunch en suelo: 3 series de 20 repeticiones. Tumbado boca arriba, con las piernas recogidas y los pies en el suelo, las manos tras la nuca (sin empujar) elevamos los hombros aguantando 2 segundos arriba. Para más intensidad se puede coger un disco y agarrarlo al pecho con ambos brazos.  3 series de 20 repeticiones. 



Crunch en pelota suiza: 3 series de 20 repeticiones. Igual pero encima de la pelota suiza.

Crunch en polea alta: Nos ponemos de rodillas agarrando una polea alta con ambas manos a la altura de la cara y empujamos con el troco hacia abajo. 3 de 20 repeticiones.

Día 2: Abdominales oblicuos.

Abducciones laterales en banco de hiperextensión lumbar: En un banco para lumbares nos colocamos de costado y arqueamos el cuerpo. Podemos agarrar una mancuerna en la mano que cuelga para aumentar la intensidad. 3 series de 25 repeticiones por lado.

Oblicuos combinando rodillas – codo: Tumbado boca arriba encogemos las piernas 90º y con las manos tras la nuca (sin empujar) acercamos el codo a la rodilla contraria (no hace falta tocar) y seguido el otro codo a la otra rodilla. 3 series de 40 repeticiones.

Isométricos dos apoyos: Igual que el de cuatro pero se eleva el brazo izquierdo y la pierna derecha durante 2 segundos se vuelve a la posición incial y se hace con el otro brazo y pierna. 3 series al fallo (hasta que no podamos más)

Día 3: Abdominales inferiores:

Elevación de piernas encogidas en banco con respaldo: Usamos el banco específico para fondos y abdominales en el que nos apoyamos con los antebrazos y cuelgan las piernas. Subirlas y bajarlas a 90º. Para aumentar la intensidad se puede coger un mancuerna entre los pies. Hacer 3 series de 20 repeticiones

Elevación de cadera con las piernas elevadas a 80º: Tumbado boca arriba en una esterilla, nos agarramos a algo fijo con ambos brazos. Elevamos ambas piernas a 80º y en esa posición se eleva la pelvis y se baja a ritmo constante. Hacer 3 series de 15 repeticiones.

Isométricos cuatro apoyos: Tumbado boca abajo apoya los antebrazos de tal forma que el brazo forme un ángulo de 90º, con los pies casi juntos apóyate en las punteras. Aguanta en esa posición 60 segundos. Para un nivel superior eleva un brazo y la pierna contraria y mantén la posición con dos apoyos. Luego cambia de lado. 3 series de 1-2 minutos.

Y CARDIO, en mayúsculas, al menos 3 días por semana, sea el que sea: correr, nadar, bici, a ritmo aeróbico (60-70% ppm) y durante al menos 40 minutos, preferiblemente al final del entrenamiento.

DIETA:

Como ya sabeis, no soy partidario de poner dietas concretas, sino de marcar pautas, y esta vez no va a ser una excepción, sin embargo ni tan siquiera voy a marcar pautas por que ya lo hice en el anterior post. La alimentación que hay que seguir, es exactamente la misma que la de definición, pero con un menor margen de error, es decir, sin hacer excepciones. Hay que ser más “meticuloso” con los horarios, cantidades y clase de alimentos. Ver pautas AQUI.

Y recordar, nadie dijo que iba a ser fácil, pero también os puedo decir que si se sigue este post, la efectividad es del 100% garantizada.

h1

..:: DEFINICION ::..

12 noviembre, 2010

Y en mayúsculas. Ya ha llegado el momento de hacer un cambio radical en los entrenamientos y a alimentación. Se acabó el volumen, las series largas, las hipertrofias, etc. Un tal Christian Thibaudeau (entrenador y atleta) dijo una vez: -“Si quieres verte con 5kg más de músculo, pierde 2 de grasa…”. Y qué razón tiene. ¿De qué sirve machacarse a levantar pesas, si después el músculo queda escondido debajo de una capa de grasa?.

La experiencia me dice que dentro del propósito de la mayoría de personas que practican el fitness, realizan considerablemente mejor los entrenamientos de volumen mientras que la etapa de deficinión se les hace infernalmente dura, por que supone una combinación de rutina+dieta bastante estricta y en muchos casos, dificil de cumplir. Y desgraciadamente es así, para eliminar grasa hay que sufrir, y ser estricto, especialmente si se quiere conservar el músculo creado. Pero aquí vamos a demostrar que no es tan difícil, y puestos a tomárnoslo en serio, vamos a seguir unas pautas que nunca fallan.

Antes de poner la rutina y dieta que pretendo llevar de aquí a 4 semanas, voy a poner, como suele ser habitual, los tópicos más relevantes a tener presentes durante este período. Es muy importante que cumplamos el mayor número de ellas para que los resultados sean rápidos, efectivos y duraderos en el tiempo. Comentar que todo ésto también es válido si simplemente se desea eliminar grasa. Indicaré qué cosas son relevantes únicamente si se busca preservar músculo, que pueden ser obviadas si solamente se quiere adelgazar. Empecemos:

  • Mínimo 6 comidas al día, 3 principales y al menos 2 entre horas. Es importante mantener el metabolismo activo, para que éste no se vuelva vago y se ponga en modo “ahorro” de grasa.
  • Nunca estar más de 3 horas sin comer. NUNCA.Por la misma razón descrita anteriormente.
  • Disminuir los hidratos de carbono conforme pasa el día, y únicamente comer hidratos complejos, olvidándonos de los simples. El desayuno será alto en hidratos complejos e iremos eliminandolos hasta la merienda, donde ya no habrá ningún hidrato hasta la mañana siguiente.
  • Reducir en general el consumo de hidratos al mínimo. Depende de cada metabolismo y deberemos ir reduciendolos poco a poco y observando nuestra respuesta a los entrenamientos, hasta que veamos que somos capaces de hacer un entrenamiento de calidad con el mínimo consumo de HC.
  • No bajar mucho peso de golpe, o aparecerán estrías y flacidez que hará que nos arrepintamos de no haber tenido en cuenta este punto antes. Un buen ritmo es de 0.5 a 1Kg por semana.
  • Incrementar el consumo de agua a 3-4 litros al día. No beber mucho de golpe, sino racionarlos a lo largo del día, así no produciremos hinchazón ni distensión abdominal.
  • Reducir el consumo de sal, pero nunca eliminarla del todo, ya que es necesario mantener el balance electrolítico. Si comemos comida envasada, enlatada, fiambres, etc. éstos ya llevan suficiente sal y no será necesario “agarrar” el salero para nada. Iremos más al baño, evidentemente.
  • Comprarnos una báscula que mida el % de grasa corporal. Como vamos a variar el consumo de agua, podremos observar oscilaciones de peso que no tendrán que ver con la grasa.
  • Fibra. Nunca debe faltar. Suele ser complicado si se lleva una dieta baja en HC, por que precísamente son éstos los que llevan fibra, es por ello que se recomienda que el desayuno contenga el máximo de fibra posible. Ello, junto al metabolismo acelerado que conseguiremos en un par de semanas siguiendo los dos primeros puntos, hará que visitemos el Sr. Roca prácticamente todos los días, sino, algo mal estamos haciendo.
  • Eliminar al máximo las grasas malas y aumentar las grasas buenas. A estas alturas todo el mundo sabe distinguir qué alimentos llevan grasas de distintos tipos. Evitaremos al máximo las saturadas, especialmente las “trans” hidrogenadas, y las sustituiremos por las omega3,6, ácidos oleicos y linoléicos. Un puñado (lo que cabe en un puño cerrado) de frutos secos sin sal y sin tostar, aceite de oliva virgen extra en crudo, pescado con piel son las mejores fuentes de grasa buena. Y recordar, aunque tienen calorías, en una justa medida éstas grasas eliminan a la almacenada en nuestro cuerpo!!.
  • Una cucharada de aceite (y solo una!!) es lo que tienes para cocinar todo el día, así que cómprate un buen juego de sartenes si lo que te gusta es la plancha, y sino, utiliza más el horno o las ollas a vapor.
  • Bebe dos vasos de agua antes de las comidas, hará que te sacies antes. Recuerda que el estómago tarda 30 minutos en decirle a tu cerebro que está lleno, por lo que si eres de los que come deprisa, este punto es especial para tí.
  • Comer algo ligero una hora antes de entrenar, y al poco de acabar, para realizar unos entrenamientos y recuperación de calidad.
  • La cafeína, la teína o a taurina, aunque poseen otras desventajas, en este período nos dan una ventaja termogénica y lipotrópica, y nos ayuda a quemar grasa acelerando el metabolismo. Si toleramos bien los efectos negativos de éstas, puede ser una gran opción haccer uso de ellas.
  • Los aminoácidos naturales (BCAA-ramificados, L-glutamina y esenciales) antes y después del entrenamiento hará que preservemos la masa muscular y no disminuya con el entrenamiento. Son una buena opción si venimos de una etapa de volumen.
  • El aminoácido L-carnitina, actúa de lipotrópico (promueve la grasa como combustible durante el ejercicio) funciona si se ingiere al menos 1gr antes del ejercicio. Con menos cantidad apenas notaremos beneficios. Es una excelente opción como suplemento natural.
  • Hacer de 4 a 5 sesiones de al menos 35 minutos de cardio a la semana, siempre trabajando en el Umbral Aeróbico, para lo que será necesario hacerse con un pulsómetro. Os remito al árticulo publicado anteriormente “Importancia del púlsómetro”. El Umbral Aeróbico es el correspondiente al 60%-70% de tus pulsaciones máximas (100%), siendo éstas 220-edad.
  • Si deseamos mantener músculo, ademas del ejercicio aeróbico, deberemos incluir 2 ó 3 sesiones cortas a la semana de pesas, haciendo series de muy pocas repeticiones (4-6) con pesos máximos. La explicación es sencilla, el músculo es listo y deberá tener una razón por la que no decrecer durante este período de restricción calórica, y la única manera es forzarle a pesos máximos.

Y existen dos técnicas más extremas pero se deben realizar únicamente bajo las siguientes condiciones: Se está medianamente entrenado, no se tienen problemas de salud, y se harán de forma puntual, nunca en períodos mayores de 3 semanas, y son:

Cardio en ayunas: Después de ayuno nocturno, el glucógeno muscular y hepático está en valores muy bajos, por lo que una sesión muy ligera, de no más de 25 minutos de footing o jogging hará que el combustible utilizado para movernos ese tiempo provenga 100% de las reservas de grasa. Para llevar a cabo ésto, se debe estár en un estado de forma decente y nunca se deberá realizar si se es novato. Esta técnica es muy habitual entre atletas, corredores, etc que deben eliminar una pizca de grasa de manera rápida para competir.

Días de dieta cetónica o cetogénica: Son días en los que se eliminan los hidratos de carbono por completo, con el objetivo de forzar al cuerpo a obtener la energía de las reservas de grasa corporal. Es muy efectivo, sin embargo tiene alguna contra: Hay que ser muy riguroso con el incremento del agua, para eliminar los “cuerpos cetónicos” que se producen como deshecho consecuencia de la sintentización de las grasas y proteínas en combustible. A veces también puede notarse una caída del rendimiento, pero esto depende de cada cuerpo  No veo necesario hacerlo salvo que se vaya a competir o se trate de enfermedades de obesidad, y siempre bajo el control de un médico o especialista.

Yo seguiré las pautas de arriba, y las dos últimas las dejamos en la recámara pero sin intención de utilizarlas. El lunes comenzaré con la definición, y será el momento en el que vaya poniendo, como es habitual, los ejercicios y los alimentos que utilizaré, pero hasta entonces, un descanso merecido de fin de etapa durante éste fin de semana. Y después ya trataremos de sacar a relucir ese Six-Pack!!

Un saludo!

A %d blogueros les gusta esto: